X’manikté significa “siempreviva” y hace referencia a lo eterno. Es una de las técnicas de bordado más antiguas en Yucatán, posiblemente prehispánica, que -paradójico a su nombre- se encuentra en peligro de extinción.
2017
Bordar es un acto donde todos se encuentran, herencia que conjuga dos visiones diferentes: lo europeo y lo maya. El bordado es democrático, pues no distingue entre clases sociales, género ni edades. Quienes se dedican a bordar comparten algo en común: orgullo por lo que hacen. 
Así, el bordado se convierte en arte, oficio y, para algunos, profesión.
“A los antiguos nos enseñaron a bordar, como a ustedes a leer”
Es así que, a través de la fotografía, se captura y proyecta hacia el futuro el quehacer de los bordadores en Kimbilá, Maní, Teabo y Xocén, en una reinterpretación de su propio trabajo donde telas, hilos, canevá, agujas, dedales, aros de madera y máquinas de coser se combinan en un viaje sensorial donde todos nos podemos encontrar.
​​​​​​​
Fotografías intervenidas por los bordadores, protagonistas de este proyecto.

You may also like

Back to Top